Pérdida

Más de 100 años guardando las memorias de generaciones que se encantaron con su lugar privilegiado en medio de bosques de pinos, cielos azules y un río generoso. Veranos inolvidables escuchando y observando los insectos, las águilas, los ciervos y los pájaros ir y venir mientras contemplamos un paisaje que al parecer nunca se modifica más allá de los cambios de estación. La cabaña fue construida por los abuelos cuando eran jóvenes. Las camas no estaban en las habitaciones sino afuera para poder apreciar la vista durante el día y las estrellas en la noche. No había electricidad entonces y la vía láctea se mostraba en todo su esplendor. Pasaron los años y las hijas nacieron y más años pasaron y muchos hijos e hijas nacieron y a su vez trajeron al mundo y a la cabaña nuevas generaciones. Y con el pasar del tiempo la electricidad llegó y el agua también. No más idas y venidas con baldes de agua desde el río arriba. La cocina a leña fue sustituida por una eléctrica pero la chimenea primordial nunca fue modificada o sustituida. Al calor de los fuegos en su interior, adolescentes y adultos hicieron el amor y niños jugaron a las cartas por años y años. 

Por desgracia todo esto cambió en un instante, en menos de una hora, cien años fueron destruidos completamente y con ellos todo lo que eso significaba. El incendio forestal no dejó nada en pie fuera de la chimenea de piedra que la abuela construyó con las piedras del río. La cabaña entera fue devorada en pocos minutos por un fuego tremendo nunca antes visto en su magnitud y fuerza por estos lados. Algo totalmente insospechado, incapaz de entenderlo ni remotamente explicarlo se manifestó con toda la fuerza destructiva que el cambio climático trajo consigo. 

Y el estupor de esta nueva realidad ni siquiera nos dio tiempo para cabalmente comprender que no solo fueron cien años que desaparecieron en las cenizas y el suelo calcinado. No solo las memorias de generaciones que no tuvimos tiempo ni de llorarlas o acariciarlas porque la tragedia no fue remotamente personal. Fue una tragedia de todos nosotros que corresponde a una nueva realidad en donde la crueldad con otros seres humanos y la crueldad con el medio ambiente ha llegado a todos los confines de la tierra, incluyendo a este punto perdido en un bosque de Oregón. 

La consecuencia nefasta de la depredación del medio por razones económicas nos ha dejado mudos y despojados de algo muy preciado que no hay forma de reparar. Esto es mucho mayor que un accidente. Es una verdadera tragedia lo que estamos experimentando. Esta cabaña fue construida en un bosque húmedo en donde jamás hubo un incendio hasta que hace pocos años atrás el clima comenzó a cambiar y vinieron las sequías. Con las sequías vino el viento, el calor y el esfuerzo de una planeta por encontrar un equilibrio ecológico que se hace cada vez más elusivo e impredecible. Todas las casas, cabañas, establos y edificios en más de treinta pueblitos alrededor fueron consumidas totalmente o casi totalmente por el fuego. Es muy difícil explicar lo inexplicable así que ni siquiera voy a intentarlo. Es claro que todo esto podría haberse evitado si se hubiera tomado en serio el clamor mundial por el cambio climático y el calentamiento global. Solo espero que los que niegan todas estas verdades comprendan en algún momento de sus vidas que en este planeta la vida humana y su entorno son más sagrados que todo el dinero acumulado por esos pocos que detentan el poder y que nuestro planeta y nuestra humanidad son frágiles y necesitamos ser protegidos y proteger nuestro medio ambiente porque somos una sola estructura completamente interdependiente.

Ojala esta pérdida experimentada, aumente nuestra resolución de despertar a esta nueva realidad que es innegable y espero que se comprenda que somos una especie humana, un “nosotros” a pesar de las aparentes diferencias. Este “nosotros” también tiene un solo medio ambiente, a pesar de las aparentes percepciones de vivir en lugares distintos. Esta vez, el fuego no respetó el supuesto paraíso verde, por húmedo, hermoso y alejado que estaba…

14 de Septiembre, 2020