Dificultades

“Una dificultad es una oportunidad en ropas de trabajo” así leía la frase del librito que recibí a los veinte años. Lo encontré novedoso al principio y con el pasar del tiempo se transformó en una consigna interna que hasta el día de hoy valoro mucho. Me imagino que esto se ha dicho de varias otras formas, pero al menos para mi, me encaja la imagen. Siempre me he imaginado la dificultad vestida con un overall azul lista para ser “trabajada”. Dejando las imágenes visuales de lado, al detectar las dificultades se produce casi inmediatamente una tensión interna. No son amables las dificultades, no se presentan con buenos modales y pidiendo permiso. Irrumpen en la vida causando todo tipo de molestias y uno responde con resistencias, olvidos, justificaciones y también, todo tipo de respuestas al mismo nivel.

Pienso que casi todas las llamadas dificultades tienen algo en común y es que si son superadas, me hacen crecer internamente — y también externamente, pero estoy más interesado en el crecimiento interior. Desde hace un tiempo he estado reflexionando al final de cada semana en cómo las dificultades que se presentan en mi vida me han hecho crecer internamente. Para mi sorpresa, me estoy haciendo amigo de estas señoritas, y eso ha cambiado mi relación con ellas y conmigo mismo. Ya no las evito, sino que sonrío, a veces converso con ellas livianamente y definitivamente no las antagonizo o ignoro. Y así comienzo a ver que en general las dificultades se presentan como los verdaderos indicadores de donde debo trabajar. Lo único que piden es que reconozcamos su presencia y existencia y a cambio de ello, nos muestran claramente donde está el “trabajo” que debemos hacer. Si algo no me gusta, puedo indagar. Si alguien me ofende, puedo indagar, si me siento triste, ansioso, temeroso, etc. y no escapo la presencia de estos estados, entonces me acerco a la raíz de esos conflictos que últimamente me permite trabajarlos y hacerlos desaparecer.

No tengo idea de como se ha difundido tanto la idea de que las dificultades hay que evitarlas a toda costa y hay que estar sonriendo todo el tiempo como si estuviéramos en una vitrina pero no por ello uno tiene menos dificultades, así que es importante que se conviertan en lo que realmente son: Excelentes oportunidades en ropas de trabajo.

Y digo excelentes oportunidades porque aparece la opción de elegir que camino seguir cuando aparecen las dificultades y en ese constante elegir más profundamente, vamos afinando la forma en que trabajamos con nosotros mismos. Al elegir trabajar sobre ellas, aparece verdaderamente la posibilidad de liberación que no deja de ser algo muy preciado internamente.

Octubre 10, 2020