Naturalismo científico

“La ley de crecimiento de la entropía es la única ley asimétrica conocida de la Física clásica, por lo cual es considerada base de la irreversibilidad. En otras palabras, la esencia del tiempo físico está en que el mundo se va convirtiendo irremisiblemente en algo “peor”: más primitivo, más caótico, más uniforme. Y, consecuentemente, nuestra permanencia en este mundo debe ser reconocida como…¡absolutamente antinatural y opuesta a las leyes!”

Este párrafo es del libro “Futuro no lineal” de Akop Nazaretyan, psicólogo y sociólogo ruso (1948-2019) traducido del ruso al español por Hugo Novotny y una verdadera revelación en términos de comprensión integrada de la psicología social, política e histórica, sociología histórica y antropología cultural; historia de la moral religiosa y secular; metodología e historia de la ciencia; Gran Historia (Weltallgeschichte, historia humana como una fase en la evolución del Universo). 

En lo personal, Akop me ha dado una visión enorme de lo que es la historia, o mega-historia, pero más que nada, una esperanza abierta del futuro y una correcta interpretación del pasado basado en esa intencionalidad “antinatural” adquirida por los seres humanos como especie.

Mucho de lo leído ha sido confirmar intuiciones y también descubrir que existe verdaderamente en el mundo científico una perspectiva distinta, global, integral y positiva de nuestro desarrollo y del desarrollo del universo. Cada capítulo leído, a pesar de que solo entiendo la mitad de lo expresado y mi educación científica es prácticamente inexistente, siempre termino mi lectura y estudio con una sensación de liviandad y de esperanza. Sus métodos  y la forma de explicar los procesos históricos me llenan de una confianza casi absurda que vamos en la dirección correcta como humanidad y que a pesar de todas las calamidades sufridas en nuestra historia, de los abusos cometidos, de las tragedias producidas intencionalmente o por casualidad, la dirección ha sido inequívoca en términos de progreso en todo sentido. 

Si, en todo sentido pero más que en cualquier otro, en un sentido o dirección humanista, espiritual y científica. Lo he experimentado como una gran apertura interna de mucha confianza y fe en nuestro futuro como especie y guardando todas las proporciones que se pueden guardar, también lo experimento como un encuentro con la divinidad interior que nos precede y nos impulsa hacia el futuro al mismo tiempo.

Finalmente la ciencia y el espíritu se reconcilian plenamente a través de las palabras de Akop abriendo una brecha enorme en la negatividad, el realismo, el naturalismo y todos los “ismos” sin visión y sin salida que nos han presentado históricamente como “realidades indubitables”. Es una bocanada de aire fresco que nos hace repensar la historia y sus posibilidades futuras…

Diciembre 14, 2020